Cada escritor comparte sus memorias como el pan. Unos descubren en la poesía el cauce. Otros; en el cuento, con narraciones tan exactas como el pulso de un reloj. En todos, el eco de la literatura, la verdad de uno que es la verdad de otros. El dossier es uruguayo-argentino, pero el arte no tiene bandera. Por eso decía Barís Pasternak que el único poder del escritor es el de no deformar la voz de la vida que suena dentro de él.

No.

ENTRADAS

Dos poemas


Nadija Rebronja


anhel, dok korača



moja unutrašnjost
je splet ovih ulica
opet sam bio grad
juče sam bio beograd
danas sam bio buenos ajres
sutra sam bio izbrisana tačka
na pohabanoj mapi
sada
otkucavam
kroz uličnu buku



ángel, mientras camina



mi interior
es un enredo de calles
otra vez fui ciudad
ayer fui belgrado
hoy buenos aires
mañana fui un punto borrado
en el mapa cotidiano
ahora
llamo
a través del ruido callejero

Sin título

de Noémie Boullier

Noémie Boullier (1980)


Francesa, nació en Aix-en-Provence. Cursó estudios en la École supérieure d’art d’Aix-en-Provence que no concluyó. Prefería pintar en su casa hasta quedarse dormida, con las manos llenas de pintura. Emigró a México a los veinte años. En Oaxaca, su vocación se volvió su profesión. Autodidacta, se perfeccionó haciendo grabados con Gerardo de la Barrera y litografía, poco después, con Per Anderson, en el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca. A Boullier le gusta contar que, cuando pinta y dibuja, surgen solitas las bestias humanas, sus manos, sus miradas. Que un ojo es casi siempre la primera cosa que aparece. Sus creaciones son austeras en el uso del color y testimonian un tratamiento minucioso de la sensualidad. Ha expuesto en México, España y Francia. Creció en el campo, entre cartones, tijeras, botes de pintura y colores.


nadija, marokanka od koje sam kupila kastanjete



ja i moja drugost
retko se srećemo
samo ponekad
u tišini
zajedno jedemo kroasane
namrgođeno se gledamo
i uglavnom poričemo
da ova druga postoji

oni koji me sretnu
uvek nju zapaze
jer kažu već je poznaju
mene uglavnom
i ne primete



nadia, la marroquí de la que compré las castañuelas



yo y la otra
rara vez nos encontramos
sólo a veces
en silencio
juntas comemos croissants
nos miramos a regañadientes
y en principio negamos
que la otra existe

los que me encuentran
la ven siempre a ella
porque dicen conocerla ya
a mí en principio
ni me miran



Traducción de Vuk Angjelinović y Vasco Franco, revisión de Luis Chacón Ortiz.

Nadija Rebronja (1982)



Serbia, nació en Novi Pazar. Poeta, ensayista y traductora. Docente de Literatura y lengua serbia en la Universidad Estatal de Novi Pazar. Obra poética: Danza para el mar; Alfa, álef, elif y Flamenco utopía. Ensayo: El derviche o el hombre, la vida y la muerte. A pesar de que ha sido traducida al inglés, francés, italiano, alemán, farsi, turco, polaco, esloveno y macedonio, sólo dos de sus libros pueden leerse en español. En 2016, en Bari, los poemas de Danza para el mar inspiraron la composición de ocho suites en el Conservatorio di Musica Niccolò Piccinni. Su gran afición: caminar ciudades.