Cada escritor comparte sus memorias como el pan. Unos descubren en la poesía el cauce. Otros; en el cuento, con narraciones tan exactas como el pulso de un reloj. En todos, el eco de la literatura, la verdad de uno que es la verdad de otros. El dossier es uruguayo-argentino, pero el arte no tiene bandera. Por eso decía Barís Pasternak que el único poder del escritor es el de no deformar la voz de la vida que suena dentro de él.

No.

ENTRADAS

Poema


Marcelo Dughetti


Hija
no te prohíbo ningún pájaro
ni la muerte de lo alado te prohíbo
cantame esa canción del ángel de la guarda
hay un rico olor a tierra mojada
y quiero pensar
que el mundo es bueno
que alguien teme por mí
que nos cuidan
ahora
que el viento
está llorando en los tejados
como un niño abandonado
en un orfanato desierto.

Sin título

de Noémie Boullier

Noémie Boullier (1980)


Francesa, nació en Aix-en-Provence. Cursó estudios en la École supérieure d’art d’Aix-en-Provence que no concluyó. Prefería pintar en su casa hasta quedarse dormida, con las manos llenas de pintura. Emigró a México a los veinte años. En Oaxaca, su vocación se volvió su profesión. Autodidacta, se perfeccionó haciendo grabados con Gerardo de la Barrera y litografía, poco después, con Per Anderson, en el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca. A Boullier le gusta contar que, cuando pinta y dibuja, surgen solitas las bestias humanas, sus manos, sus miradas. Que un ojo es casi siempre la primera cosa que aparece. Sus creaciones son austeras en el uso del color y testimonian un tratamiento minucioso de la sensualidad. Ha expuesto en México, España y Francia. Creció en el campo, entre cartones, tijeras, botes de pintura y colores.


Marcelo Dughetti (1970)


Argentino, nació en Villa María. Poeta. Principales libros de poesía: Donde cayó esta muerta (Premio Provincial para Autores Inéditos Glauce Baldovín), El monte de los árboles sogueros, Los caballos de Isabel y Sioux. Del género narrativo cabe citar La bicicleta roja. Compiló para la Universidad Nacional de Villa María Voces de este río, una antología de narradores. Escribe en Me contó el Viejo Antonio, periódico de Somos Viento, biblioteca popular y espacio cultural, en San Francisco, Argentina. Se desempeña como maestro de grado en la Escuela Mariano Moreno, una primaria de Córdoba.