Un grito de amor y de guerra. Para Miguel Hernández, la poesía era una verdad insinuada, preciosa y recóndita como una mina. Las voces que aquí concurren se entienden bien con las palabras, con sus abismos reales y tempestades. Ellas no sólo sugieren otra vida; la incitan para que brote, para tocar el grito que la habita. Es la literatura la gran biografía del mundo y ofrecemos algunas notas de su interminable canción.

No.

ENTRADAS

Tres poemas


Marina Tsvietáieva




Marina Tsvietáieva nació en Moscú en 1892. Vivió en Rusia hasta 1922, año en que emigró, siguiendo a su marido Serguéi Efron, oficial del Ejército Blanco. Pasó por Berlín, Praga y París, donde se instaló en 1925. Regresó a la entonces URSS en 1939 y dos años después se suicidó en Elábuga, siendo su destino la fosa común. Gran parte de su obra fue rescatada del olvido por su hija Ariadna. publica este muestrario de la que, para Paul Celan, era una poesía difícil de traducir. La selección y traducción que aquí ofrecemos fueron realizadas por Natalia Litvinova.


Мне нравится, что вы больны не мной,
Мне нравится, что я больна не вами,
Что никогда тяжелый шар земной
Не уплывет под нашими ногами.
Мне нравится, что можно быть смешной –
Распущенной– и не играть словами,
И не краснеть удушливой волной,
Слегка соприкоснувшись рукавами.

Мне нравится еще, что вы при мне
Спокойно обнимаете другую,
Не прочите мне в адовом огне
Гореть за то, что я не вас целую.
Что имя нежное мое, мой нежный, не
Упоминаете ни днем, ни ночью –всуе…
Что никогда в церковной тишине
Не пропоют над нами: аллилуйя!

Спасибо вам и сердцем и рукой
За то, что вы меня –не зная сами!–
Так любите: за мой ночной покой,
За редкость встреч закатными часами,
За наши не-гулянья под луной,
За солнце, не у нас над головами,–
За то, что вы больны –увы!– не мной,
За то, что я больна –увы!– не вами!

Pirotecnia

de Guillermo Olguín

Guillermo Olguín (1969)


Mexicano, nació en el Distrito Federal. En Seattle, se formó en el Cornish College of the Arts y, después, en la Universidad de Bellas Artes de Hungría y en Toulouse. En pintura o dibujo, gráfica o fotografía intervenida, su obra se caracteriza por explorar los climas metafísicos del viaje, su mitología y sus ritos paganos. Enfrenta a los materiales con audacia: escultura en bronce, cerámica y textiles. Y el color se indaga a sí mismo en busca de poesía. Hasta la fecha, ha expuesto de manera individual y colectiva en México, Brasil, Argentina, Cuba, Paraguay, EUA, Italia, Francia, Alemania, Gran Bretaña, Hungría, España, Portugal, Finlandia y Japón. Fruto de su labor, ilustró La letra escarlata de Nathaniel Hawthorne, entre otros. Su compromiso con los pueblos indígenas lo llevó, sin darse cuenta, al mundo del mezcal.



Me gusta saber que no estás loco por mí
y que yo no estoy loca por vos,
que el pesado globo terrestre
no se derrumbará bajo nuestros pies.
Me gusta que pueda ser ridícula y desenfrenada
sin temerle a las palabras,
que no tenga que sonrojarme
cuando se rocen nuestras manos.

Me gusta que puedas abrazar
a otra mujer delante de mí
y que no me mandes al infierno
por besarme con otro.
Y que no me llames cariñosamente
ni en la noche ni en el día.
Y que nunca, en el silencio de una iglesia,
nos cantarán el Aleluya.

Con la mano en el corazón te doy las gracias
por amarme tanto sin saberlo siquiera,
por mis noches tranquilas,
por los escasos encuentros
y los no paseos bajo la luna,
por el sol que no existe encima de nosotros,
por no estar loco por mí,
por no estar yo loca por vos.
Я бы хотела жить с Вами
В маленьком городе,
Где вечные сумерки
И вечные колокола.
И в маленькой деревенской гостинице –
Тонкий звон
Старинных часов– как капельки времени.
И иногда, по вечерам, из какой-нибудь мансарды –
Флейта,
И сам флейтист в окне.
И большие тюльпаны на окнах.
И может быть, Вы бы даже меня не любили…

Посреди комнаты –огромная изразцовая печка,
На каждом изразце –картинка:
Роза – сердце – корабль. –
А в единственном окне –
Снег, снег, снег.

Вы бы лежали –каким я Вас люблю: ленивый,
Равнодушный, беспечный.
Изредка резкий треск
Спички.

Папироса горит и гаснет,
И долго-долго дрожит на ее краю
Серым коротким столбиком– пепел.
Вам даже лень его стряхивать –
И вся папироса летит в огонь.



Yo querría vivir con usted
en una pequeña ciudad
donde el crepúsculo sea eterno
y también las campanadas.
En un modesto hotel rural
–con el sonido apenas audible
de un antiguo reloj– como gotitas del tiempo.
A veces, por las tardes, desde cualquier buhardilla –
la melodía de una flauta
y el flautista junto a la ventana,
los tulipanes grandes en las ventanas
y quizá usted nunca me amó…

En medio de la habitación –una chimenea de azulejos,
en cada azulejo –un dibujo:
una rosa – un corazón – un barco.
Y en la única ventana –
nieve, nieve, nieve.

Usted estaría acostado –como me gusta:
perezoso, indiferente, descuidado.
De vez en cuando el crujido
de los fósforos.

El cigarro arde y se apaga,
en su punta tiembla,
como un poste gris– la ceniza.
A usted le da pereza sacudirla –
el cigarro entero vuela hacia el fuego.
Какой-нибудь предок мой был –скрипач,
Наездник и вор при этом.
Не потому ли мой нрав бродяч
И волосы пахнут ветром?

Не он ли, смуглый, крадет с арбы
Рукой моей –абрикосы,
Виновник страстной моей судьбы,
Курчавый и горбоносый?

Дивясь на пахаря за сохой,
Вертел между губ –шиповник.
Плохой товарищ он был, –лихой
И ласковый был любовник!

Любитель трубки, луны и бус,
И всех молодых соседок…
Еще мне думается, что –трус
Был мой желтоглазый предок.

Что, душу чёрту продав за грош,
Он в полночь не шел кладбищем.
Еще мне думается, что нож
Носил он за голенищем,

Что не однажды из-за угла
Он прыгал –как кошка гибкий…
И почему-то я поняла,
Что он –не играл на скрипке!

И было всё ему нипочем,
Как снег прошлогодний –летом!
Таким мой предок был скрипачом.
Я стала –таким поэтом.

Delicado

de Guillermo Olguín

Guillermo Olguín (1969)


Mexicano, nació en el Distrito Federal. En Seattle, se formó en el Cornish College of the Arts y, después, en la Universidad de Bellas Artes de Hungría y en Toulouse. En pintura o dibujo, gráfica o fotografía intervenida, su obra se caracteriza por explorar los climas metafísicos del viaje, su mitología y sus ritos paganos. Enfrenta a los materiales con audacia: escultura en bronce, cerámica y textiles. Y el color se indaga a sí mismo en busca de poesía. Hasta la fecha, ha expuesto de manera individual y colectiva en México, Brasil, Argentina, Cuba, Paraguay, EUA, Italia, Francia, Alemania, Gran Bretaña, Hungría, España, Portugal, Finlandia y Japón. Fruto de su labor, ilustró La letra escarlata de Nathaniel Hawthorne, entre otros. Su compromiso con los pueblos indígenas lo llevó, sin darse cuenta, al mundo del mezcal.



Algún ancestro mío fue –violinista,
además jinete y ladrón.
¿Por eso me comporto como una callejera
y mi pelo huele a viento?

¿Acaso no es él, moreno, quien roba
con mi mano –los damascos,
el cabello rizado y la nariz aguileña,
culpable de mi destino impetuoso?

Detrás del arado espiaba a los trabajadores
mientras masticaba escaramujo.
Era un mal compañero, –¡pero un amante
valiente y cariñoso!

Aficionado a la flauta, la luna y los collares,
y a las jóvenes del pueblo…
Me parece que mi antepasado de ojos amarillos
también era un cobarde.

Por una moneda le vendió su alma al diablo
no pasaba a medianoche por el cementerio.
Andaba con un cuchillo
escondido en la bota.

Una vez se apareció en la esquina,
saltó como un gato flexible...
Comprendí que mi ancestro
¡no se dedicaba al violín!

Y que todo le era indiferente
¡como la nieve –al verano!
Mi ancestro era un violinista
como yo –poeta.

Natalia Litvinova (1986)


Bielorrusa, nació en Gómel. Poeta y traductora. Reside en Buenos Aires. Su bibliografía se integra con los siguientes títulos: Esteparia, Balbuceo de la noche, Grieta, Rocío animal, Todo ajeno, Siguiente vitalidad y Noche mía, rival mía, su versión de los poemas de Marina Tsvietáieva. Ha traducido a poetas rusos del Siglo de Plata y a voces de la Perestroika, de los suburbios, las de los chicos que fuman y riman detrás de su edificio. De su infancia recuerda que el verano lo pasaba en el campo, cerca del bosque, en el pueblo de sus abuelos, que eran campesinos y trabajaban en la huerta todo el día. Y que en el colegio se sabía los poemas de Esénin de memoria.