Un grito de amor y de guerra. Para Miguel Hernández, la poesía era una verdad insinuada, preciosa y recóndita como una mina. Las voces que aquí concurren se entienden bien con las palabras, con sus abismos reales y tempestades. Ellas no sólo sugieren otra vida; la incitan para que brote, para tocar el grito que la habita. Es la literatura la gran biografía del mundo y ofrecemos algunas notas de su interminable canción.

No.

ENTRADAS

Poema


Joumana Haddad


La pantera escondida donde nacen los hombros



Ella tiene la cabellera más lejana que un placer que acaba de pasar y en la sonrisa mil promesas que no impiden la lluvia. Sus colores son una paleta de temblores, ya cicatriz de ondas, ya claro de cuchillo. Ningún cartero llama a su puerta porque no se le conoce morada. Tampoco se le conoce fin, porque es libre como un árbol.

Y como un árbol, sube.

Ven
recógela a flote en tus ojos.






Su jardín, fortaleza que exhala la intriga y dulce muerte que huele la presa. El diablo se siente allí en su casa.

Las miradas no pueden capturarla, ni los cálices: mujer de brumas, de incertidumbres y de fantasías. Mujer de caídas también.

Sobre su piel una infinitud de continentes desconocidos se mueven. Cada guijarro es un falso juramento, liso como las esperas vistas de lejos, y cada mano, cada mañana, son viajes. ¡Pero cuántas trayectorias horizontales y cuán pocas escaladas!

Ven
clava tus cimas en sus abismos.


Sin título

de Noémie Boullier

Noémie Boullier (1980)


Francesa, nació en Aix-en-Provence. Cursó estudios en la École supérieure d’art d’Aix-en-Provence que no concluyó. Prefería pintar en su casa hasta quedarse dormida, con las manos llenas de pintura. Emigró a México a los veinte años. En Oaxaca, su vocación se volvió su profesión. Autodidacta, se perfeccionó haciendo grabados con Gerardo de la Barrera y litografía, poco después, con Per Anderson, en el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca. A Boullier le gusta contar que, cuando pinta y dibuja, surgen solitas las bestias humanas, sus manos, sus miradas. Que un ojo es casi siempre la primera cosa que aparece. Sus creaciones son austeras en el uso del color y testimonian un tratamiento minucioso de la sensualidad. Ha expuesto en México, España y Francia. Creció en el campo, entre cartones, tijeras, botes de pintura y colores.




Tan púdica que se refugia en las palabras obscenas, insolente hasta el punto de enrojecer gritando su fuego. Guerrera amadora, amazona de carrera, lanza como flechas sus palabras y sus flechas le retornan cargadas de presas.

Habla todas las lenguas de la noche pero escribe sobre todo con las uñas. Escribe en el cuerpo mismo. Malditos son los dedos que no pueden descifrar los timbres puntiagudos de su éxtasis. Del escote de sus gemidos se elevan músicas, cantos, rumores y murmullos. Violín en erupción, busca el carpintero de notas que sabrá hacer vibrar las cuerdas.

Ven
graba su silueta en la memoria de tus palmas.






Degustadora y toda de bocas vestida, está hecha para degustar y ser degustada. Sus labios son comestibles y su lengua una cucharada interminable de delicias.

Golosa de sabores finos, se los regala a deseo, pero vigila quedarse con su hambre.

Lo prohibido, clítoris de su cabeza...
¿Y su vientre? Campos de trigo donde centellea el pan del deseo...

¡Aporta tu hoz, segador!
Toma, aprieta, aspira, acaricia, enrolla, desenrolla,
sea el hacha y el leñador
el sentido y el sentido contrario
que tu recuerdo madure el fruto
que tu mano navegue en la espera fluida
que tus dedos se disputen la luna y el ahogamiento
porque el río no comienza a correr más que cuando el árbol se inclina sobre él
y es el deseo el que mueve montañas
no la fe.



Traducción de José Luís Reina Palazón.

Joumana Haddad (1970)


Libanesa, nació en Beirut. Poeta y periodista. Entre sus libros de poemas figuran: Cuando me hice fruta, El retorno de Lilith y Espejos de las fugaces. Es autora de un cuento erótico: Los amantes deberían llevar sólo mocasines. Su bibliografía también cuenta con libros de ensayo: Yo maté a Sherezade y Superman es árabe. Fundó la revista Jasad, la única dedicada al cuerpo y contra los tabúes sexuales en el mundo árabe, y actualmente colabora en An Nahar. Por la guerra, su infancia transcurrió en la biblioteca del padre. A los quince años escribía un artículo semanal para el diario francófono Le Reveil. Algunas distinciones: Premio Árabe de Periodismo y Premio Cutuli. Le gusta declarar: “soy madre y soy poeta”.